Planificación y Creatividad.
junio 10, 2019
Un mundo sin likes.
noviembre 1, 2019

No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Dijo Galeano alguna vez con algo de razón. Los momentos alrededor de una fogata son hermosos, y es la suma del fuego de cada madera lo que los hace únicos.

Estoy sentado escribiendo junto a mi perra Indra, ella duerme muy tranquilamente, pasan dos minutos, se levanta y juega 20. Repite el mismo ciclo muchas veces al día. A ella le gusta jugar, saltar y atrapar cosas. Tiene una personalidad diferente a la de su hermana Nala. Así como ellas, todos tenemos una personalidad, una forma de ser.

Cuando pienso en la personalidad de una marca, pienso que no puede pensarse como algo que es, sino en algo que está siendo. La marca la hacen (o la venden, la diseña, la producen, la utilizan) personas, miles de personas con miles de personalidades, y cada una con devenires, roles que ocupan en sus diferentes espacios: conductor, esposo, empleado, presidente de la nación.

Definir quién es cada uno es importante, para poder resolver más rápido problemas cotidianos e ir marcando el camino que deseamos para nuestras vidas. Para las marcas debería ser similar. Encontrar una forma de ser que nos genere momentos satisfactorios y nos facilite avanzar para alcanzar nuestros objetivos.

A Apple, gracias al trabajo que han hecho con su personalidad, la percibimos como ellos quieren ser percibido. Sin embargo ellos no son lo que eran, han cambiado mucho en los últimos 10 años, al punto de ofrecernos el rallador de queso más caro de la historia. Igual los seguimos queriendo.

Sin haber definido una personalidad para nosotros, tendríamos como resultado una no personalidad. Tendríamos que decidir de qué forma vamos a hablar hoy, o de qué manera nos vestiremos, TODOS LOS DÍAS. Esta haría nuestro camino (mucho) más errático. El día ya viene cargado de imprevistos y situaciones que nos ponen en la posición de tener que tomar una decisión. Y por suerte, tener personalidad es algo que, en el mejor de los casos, nos sale de forma natural.

Los que somos parte de una marca, buscamos constantemente ir hacia adelante, tener un norte, varios objetivos, otros mini-objetivos, y muchísimas metas. Somos conscientes que las cosas no siempre salen como esperábamos, y afrontamos esos momentos cada uno “como puede”. Los sorprendente es que muchas veces se llega a buen puerto y el problema se resuelve. ¿Entonces no hay una sola forma de hacer las cosas?

Y qué mejor que ser más de dos para compartir todo, retos y satisfacciones. Ser un grupo de personas que comparten un propósito. Imaginen todo lo que comparte un equipo de futbol, una familia, un país, o una marca. Empujar para el mismo lado es más fácil si sabes que el que empuja, ahí, a dos metros de distancia, lo hace con las mismas ganas que tú.

Para resumir, algunos beneficios de tener definida la personalidad de nuestra marca:

1. La personalidad de una marca se define en días y puede ser corregida a partir de entonces.
2. Permitirá marcar el rumbo, el norte que buscamos, y tomar decisiones en función de ello.
3. Compartirla hará que otras personalidades (target, clientes potenciales) se sientan identificadas.
4. Se pueden resolver más rápido los problemas si se tiene en mente cómo lo haría la marca.
5. La gente sabe que esperar de la marca en todas las plataformas: humor, simpatía, seriedad o sarcasmo.

Nicolás Franco

//]]>